RESPUESTA A SOLICITUD DE ENJUICIAMIENTO POLÍTICO
MARÍA FERNANDA ESPINOSA

RESUMEN EJECUTIVO

8 de mayo de 2019

El 31 de mayo de 2018, cinco días antes de la elección de la Presidencia del 73 Período de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), parlamentarios ecuatorianos del Partido Social Cristiano y al Movimiento CREO (extrema derecha) presentaron una solicitud de enjuiciamiento político en contra de la entonces Canciller María Fernanda Espinosa, quien era, además, candidata a presidir la AGNU. Esta solicitud fue aprobada 11 meses después, el 25 de marzo de 2019, por la directiva de la Asamblea Nacional del Ecuador, remitiendo este pedido a su Comisión de Fiscalización y Control Político. Esta Comisión, integrada por 12 legisladores, deberá evaluar hasta el lunes 13 de mayo de este año si la solicitud de juicio político es procedente o no, para pasar a consideración del Pleno del parlamento.

Esta iniciativa de enjuiciamiento es el punto culminante de una campaña de ataque político sistemático y persecución ideológica, desde hace más de un año en contra de la Ex Canciller M.F. Espinosa. Esta persecución tuvo como primer propósito lograr la destitución de la entonces Canciller, y a partir del mes de febrero de 2018, tuvo como objetivo central impedir su elección como Presidenta de AGNU. El 5 de junio de 2018, M.F. Espinosa fue electa Presidenta, en representación del pueblo ecuatoriano, por 128 Estados de un total de 193.

La persecución política e ideológica a la ex Canciller forma parte de una práctica política de los partidos promotores del juicio, que tiene como propósito la judicialización de la política. La estrategia pretende destruir la imagen y la reputación de personas de línea progresista, para eliminarlos como contrincantes actuales o futuros en la política. Es así que estos partidos han impulsado una campaña sin precedente de violencia política y acoso en contra de la ex Canciller Espinosa, a través de su desprestigio permanente en una orquestada campaña en redes sociales y en ciertos medios de comunicación. Estas acciones desembocaron en esta iniciativa de enjuiciamiento político, con el objetivo de deslegitimar a M.F. Espinosa, debido a su conocida posición política progresista, humanista y principalmente, por su condición de mujer en la política. Constituye, por tanto, un acto de violencia política hacia las mujeres.

Artículos de opinión y activaciones de troles en redes sociales han intentado encasillar, denigrar y desprestigiar a la ex Canciller Espinosa alrededor de los temas que precisamente motivan el juicio, para construir así su propia narrativa y supuestos argumentos. Es así que todos los ataques y los aspectos centrales de la iniciativa de enjuiciamiento están relacionados a: i) su candidatura a la Presidencia de la AGNU; ii) a la protección de Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres, para evitar su extradición a algún lugar que pusiera en riesgo su vida, su integridad física y sus derechos humanos; iii) a la política exterior del Ecuador respecto a la soberanía de algunos Estados y; iv) al papel desempeñado por la ex Canciller en la situación de inseguridad de la frontera norte ecuatoriana, debido al accionar de grupos organizados armados

Resumen Ejecutivo !1 Respuesta de María Fernanda Espinosa

en Colombia. Estos temas desembocaron en un escrito de compilación de noticias, construido por los acusantes, que constituyen los argumentos de la solicitud de juicio político.

El miércoles 8 de mayo de 2019, la ex Canciller presentó su respuesta, por escrito, a esta solicitud de enjuiciamiento. En ella señala que los partidos promotores del juicio político tienen el derecho de no compartir sus posiciones y visión del mundo, pero “no tienen la autoridad moral ni política de juzgar mis posiciones y emprender una campaña sostenida de ataques y acoso político”. La ex Canciller expresa que el Partido Social Cristiano y el Movimiento CREO no comparten su posición política porque ella, entre muchos otros temas, junto a la gran mayoría del pueblo ecuatoriano, no son cómplices del más atroz episodio de afectación e irrespeto a los Derechos Humanos en la historia del Ecuador1; cómplices de casos de vulneración y violación de derechos, como el feriado bancario o como las desapariciones y muertes extrajudiciales aún no esclarecidas como el caso de los hermanos Restrepo2 o la masacre del Ingenio Azucarero Aztra3.

La ahora Presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas señaló que, aprobar una solicitud de estas características, constituiría un precedente desafortunado en la política nacional, además de causar un daño irreparable a la imagen internacional del Estado ecuatoriano. Expresó que no se puede institucionalizar el odio y la persecución política e ideológica en el país, por lo cual, la decisión que los miembros de la Comisión tomen, ofrece la oportunidad a sus miembros para que se pronuncien en contra de acciones que contribuyen a la erosión de la democracia y afectan la credibilidad y la institucionalidad del Ecuador.

La ex Canciller exhortó a los legisladores a oponerse a esta solicitud de enjuiciamiento, como una clara expresión del Parlamento, a favor del ejercicio de la política como práctica de servicio a los demás, en base a propuestas, compromisos y acciones en beneficio de la sociedad, y no en función de revanchas políticas e ideológicas, de persecución y agresión. M.F. Espinosa señaló además, que oponerse a este juicio político sería un mensaje de aliento para aquellas mujeres, sobretodo para las mujeres jóvenes del Ecuador y del mundo, que quieren participar en la vida política y temen precisamente ser víctimas de discriminación, maltrato y odio.

Para concluir, en su escrito la Presidenta Espinosa expresó a los parlamentarios lo siguiente: “Tengo la plena seguridad de que sus análisis y deliberaciones estarán animados por la objetividad y la imparcialidad, y se fundamentarán en nuestra Constitución, en el ordenamiento jurídico del Ecuador y en los compromisos internacionales a los cuales nos debemos como Estado. Las evidencias y los argumentos aquí esgrimidos se basan en la verdad, la razón y el Derecho, por lo que solicito respetuosamente a los distinguidos miembros de esta Honorable Comisión, se niegue y se archive esta solicitud de enjuiciamiento político”.